Da’FatCat, el éxito de las bicis plegables

Jose, licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid en 2012, ha trabajado en diversos medios como Antena 3, RNE, Marca y Onda Cero. Actualmente, su éxito profesional no se encuentra ligado al periodismo, sino a las empresas que ha montado, aunque nunca pierde la esperanza de poder volver al mundo periodístico.

¿De dónde surge esta idea de negocio?

A mí me encanta el deporte, de hecho en la carrera me especialicé en periodismo deportivo. El ciclismo está entre mis 3 favoritos. Resulta que para ganar un dinero extra y ayudar a pagar la injusta y denigrante tasa de autónomos de este país, comencé a adquirir bicicletas de segunda mano. Las reparaba o corregía sus defectos y las vendía luego por el doble a través de aplicaciones de compra-venta. Por bicicleta lograba sacar de media unos 40€ de beneficio.

¿En qué momento te planteas realmente llevar a cabo este proyecto?

Llevaba como 6 meses con el tema de las bicis que he explicado y la verdad es que se vendían bastante bien, especialmente las plegables urbanas. Un día, leyendo una entrevista a uno de los fundadores de Hawkers, me dije, ¿y por qué no? Y hasta ahora.

¿Tenías experiencia en gestión empresarial?

En 2012 fundé mi primera empresa. La verdad es que ahora miro hacia atrás y digo “qué atrevida es la ignorancia, madre mía”. Posiblemente si entonces hubiera sabido lo que ahora sé, no me habría lanzado a emprender. Me refiero a emprender con esa idea y con mis nulos conocimientos empresariales. Si por no saber no sabía ni que había que hacer declaraciones trimestrales de IVA. A partir de ese momento, octubre de 2012, todo ha sido un continuo aprendizaje del que me siento súper orgulloso y que me ha servido, y de qué manera, para no cometer fallos con Da’FatCat.

¿Compaginas esta empresa con otras? ¿Cuáles?

Sí. Compagino Da’FatCat con una empresa que cree 4 años antes (2012) y que ha sido mi particular ‘conejillo de indias’ en mi formación como empresario. Eso sí que es un buen MBA de aprendizaje puro y duro. Pese a que he ido pivotando constantemente, PEVYPE (mi primera empresa) es ahora una productora audiovisual especializada en streaming y vídeo interactivo. Creo que así se va a quedar por un tiempo.

¿Cómo organizas tu día a día para atender a todas?

Cuando creé Da’FatCat intenté dejar bien marcada la separación entre una y otra, incluso dentro de la oficina me sentaba en diferentes puestos de trabajo. A día de hoy te puedo decir que es imposible, incluso positivo para la monotonía, sobre todo por el tipo de negocio que es Da’FatCat. En un e-commerce que envía en 24 horas, si te entra un pedido tienes que gestionarlo cuanto antes. Por ello procuro siempre tener bicicletas ya empaquetadas y correctamente revisadas para no romper el ritmo de trabajo, ya esté haciendo trabajo de oficina con la productora o con las bicicletas.

¿Qué pasos seguiste para crear tu empresa?

Te contaré los pasos de Da’FatCat, porque los otros no son ni mucho menos ejemplares. Lo primero y básico es tener claro que lo que vas a vender tiene un público que está dispuesto a comprarlo. Si resulta que solo te gusta a ti, tienes un problema. Lo segundo y más básico aún es calcular tus márgenes de beneficio. Para producir esto, me gasto x, quiero sacarle este beneficio y para ello tengo que venderlo a este precio. ¿Me va a comprar la gente mi producto a ese precio? Esto es el ABC del emprendedor, tanto para un producto como para un servicio. Cuando todo esto lo tengas OK y controlado, entonces crea tu empresa. Nunca antes.

¿Cuáles son los retos a los que has tenido que enfrentarte?, ¿Cómo los has ido superando?

Muchos. Demasiados diría yo: la administración, los bancos, las negociaciones con proveedores internacionales con otras costumbres y culturas, la picaresca española, una justicia lenta y uno que me duele muchísimo y que he sufrido en primera persona; la impunidad del moroso profesional para campar a sus anchas en este país. Una auténtica vergüenza de la que nadie habla y que está detrás de la mortandad de multitud de Pymes y auotónomos.
Hubo un momento en que me quejaba por todo (con razón). Al cabo de un tiempo te acabas dando cuenta de que el emprendedor está muy solo y que o lo sacas tú con tu empeño, trabajo y sacrificio, o la empresa no sale adelante.

¿Con qué forma jurídica montaste tu empresa?, ¿Quién y cómo te asesoraron de cuál sería la mejor forma?

Las dos empresas que tengo son sociedades limitadas. En 2012 existía otra fórmula que no sé si sigue existiendo, pero que era pan para hoy pero hambre para mañana. Se llamaba Sociedad Limitada Nueva Empresa. Me asesoraron desde una asesoría externa que me lleva todo el tema de contabilidad, fiscal, laboral, etc. Aconsejaría a todo emprendedor que empieza a que esos temas los deje externalizados en manos de gente que sabe. Muchas veces por intentar ahorrar y hacerlo tú, lo haces mal y Hacienda te manda una jugosa y cuantiosa multa a casa que es más dinero del que te habría costado tener un asesor.

¿Te planteaste la posibilidad de pedir ayuda al Estado?, ¿Llegaste a pedirla?

Por supuesto. Tanto al Estado como a mi Comunidad Autónoma, Madrid. Todos los emprendedores al principio buscamos como locos subvenciones, ayudas, etc, e incluso damos por descontado que nos las van a dar incluyéndolas en nuestro plan de empresa. Cuando te enfrentas a ellas y lees la letra pequeña se te quitan las ganas. A mí particularmente me da mucha rabia la imagen que se intenta dar de puertas para afuera en los Gobiernos, que es diametralmente opuesta a la realidad de las leyes de ayuda al emprendimiento que redactan.

¿Cuáles crees que son las claves del éxito en tu empresa?

Se basa en 2 pilares. El aprendizaje basado en la experiencia real de mi primera empresa y mi forma de ser. Hay que tener muy claro dónde te metes cuando vas a montar un negocio y conocer sus riesgos. Una vez te lanzas hay que ser persistente, echarle muchas horas y sobre todo tener la capacidad de adaptarte al cambio y pivotar sobre aquello que no funciona. Rendirse no es una opción.

¿Por qué comprar en Da’FatCat?, ¿En qué os diferenciáis de la competencia?

Básicamente no existen bicicletas plegables que reúnan en un precio relativamente asequible, calidad y diseño. Esa combinación es la que nos hace diferentes al resto, bueno, eso y nuestra política como marca. Me enorgullece especialmente que se alabe nuestro soporte y servicio post venta.
Si quieres comprar una bicicleta bonita, plegable, asequible, que te vaya a durar y además quieres estar seguro de que van a dar la cara ante cualquier problema o duda que tengas, Da’FatCat es tu marca.

  

Os dejamos el enlace de su página web: https://dafatcat.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s